¿Dónde colocar el aparato de aire acondicionado en casa?

Volver a Entradas

¿Dónde colocar el aparato de aire acondicionado en casa?

¡No se puede enfriar toda la casa! O, mejor dicho, sí que se puede pero el gasto que podemos hacer es inmenso. En los hogares en los que no hay aire acondicionado, debemos pensar muy detenidamente dónde lo colocamos para sacarle el máximo provecho.
Ante todo, hace falta tener en cuenta qué aire acondicionado vamos a instalar, cuál es su potencia y cuáles son sus frigorías. Una vez decidido debemos pensar detenidamente en qué lugar de la casa instalarlo. ¿Merece la pena tener un aire acondicionado en el baño, en la cocina, en las habitaciones y en el salón? Seguramente pueda ser rentable en términos de comodidad pero no lo es en absoluto en términos energéticos o de carestía de nuestra factura de la luz.

Así, es importante descartar los baños y la cocina para colocar en ellos un aire acondicionado. En estas estancias de la casa se hace muy poca vida ya que, aunque ambos lugares son utilizados a diario, se usan solo durante unos minutos o, como mucho, durante algo más de una hora. Además, en los baños no es necesario instalar aire acondicionado porque en general cuando vamos al baño nos refrescamos con una buena ducha.

¿Dónde instalar el aire acondicionado?

Así, queda meridianamente claro que a la hora de instalar un aire acondicionado en nuestro hogar debemos optar por los dormitorios y por el salón. Desde luego, aquí la decisión no es sencilla. ¿Qué es lo ideal? Los dos, claramente. Sin embargo, no siempre es posible hacer esto. Por eso, la pregunta que debemos responder para tener claro qué hacer con nuestro aire acondicionado es: ¿Dónde hacemos más vida?

Si estamos en una casa compartida, seguramente hagamos más vida en el cuarto de cada uno que en el salón. En ese caso la opción sería el cuarto. Sin embargo, la mayoría de familias es en el salón donde más vida hacen, por lo que debe ser allí donde se instale. Una vez que tenemos el aire acondicionado en el salón en funcionamiento es posible, en función de su potencia, abrir las puertas de la casa para que el enfriamiento llegue a otras estancias.

Desde luego, si estamos ante un caso de una persona que no pueda concebir el sueño o que sea inviable el tener la ventana abierta (por ejemplo, por vivir en una calle muy ruidosa) sí que deberíamos estudiar la posibilidad de tener el aire acondicionado instalado en la habitación en lugar de en el salón.

En todo caso, una vez nos decidamos por una estancia u otra, debemos tener en cuenta que el aire acondicionado debe estar instalado a una altura suficiente y en un ángulo preciso desde el que pueda “barrer” toda la habitación y así poder enfriar el conjunto de la estancia. En lo referente al aparato exterior, las opciones son dos: o en la terraza, o colgado de la pared hacia fuera sobre dos soportes.

Compartir publicación

Volver a Entradas

TIENES ALGÚN PROBLEMA CON TU CALDERA?

¡CÁMBIALA!
Nosotros te ayudamos
close-link