Tiempo aconsejable para dejar puesto el aire acondicionado

Volver a Entradas
hombre-aire acondicionado

Tiempo aconsejable para dejar puesto el aire acondicionado

Una actividad tan común como encender el aire acondicionado puede estar llena de incógnitas ya que muchas veces no sabemos cuánto tiempo se debe dejar puesto, si se está utilizando correctamente o si se está gastando más energía de la necesaria con su uso. Hoy nos hemos propuesto despejar esta duda tan veraniega sobre una de nuestras herramientas favoritas durante las agotadoras olas de calor.

Poner el aire acondicionado a temperatura media

El comportamiento adecuado, en este caso, es el contrario al que se debe usar con las luces de casa (con ellas, más vale encender y apagar las veces que haga falta). Es indiscutiblemente mejor mantener el aire acondicionado encendido, aunque a una temperatura media, creando un descenso progresivo de temperatura. El arrancar el aparato con el termostato muy bajo es un error. La maquinaria sufre y aumenta mucho el gasto. Otras maniobras complementarias como Instalar toldos y cambiar las ventanas ayudan a que se utilice el aire acondicionado menos horas al día.

Debemos cerrar las puertas y las ventanas cuando decidamos ponerlo en funcionamiento, de esta forma se evitará que el frío se disperse y se vaya por los pasillos o a las habitaciones que utilizamos menos. Así se dispararán menos las facturas y se podrá mantener el aire acondicionado a una temperatura media durante toda la jornada sin problemas.

Si se trata de viviendas privadas, la temperatura ideal estaría entre los 23 y 25 grados en verano. Si se trata de edificios y locales destinados al uso administrativo, comercial y de pública concurrencia, la temperatura del aire en los recintos refrigerados no debe ser inferior a 26 grados. Influye mucho el tipo de uso y el espacio total con el que cuenta la superficie que se quiere refrigerar en este caso.

Aprovechar las programaciones del aire acondicionado

Según el modelo de aire acondicionado, existen diferentes opciones que nos pueden permitir ahorrar. Algunos pueden apagarse cuando se haya alcanzado la temperatura óptima (los grados que hayamos elegido) y volver a encenderse automáticamente cuando de nuevo se supere ese umbral, esta es una buena opción si no quieres optar por mantenerlo en una temperatura constante y tu aparato tiene esta posibilidad.

Otras opciones son la programación para media o una hora, especialmente recomendable a la hora de irse a dormir, y el modo ventilador, que mueve el aire de la habitación. En general, es muy interesante contar con aparatos programables para controlar mejor la energía que se gasta y las horas de uso.

Combinar el aire acondicionado con otras ventilaciones

El uso del ventilador puede ahorrar hasta un 90% de energía, pero para temperaturas muy altas suele resultar insuficiente así que se podría combinar con el aire acondicionado. El punto ideal podría ser intercalar su uso, o utilizar el ventilador y el aire acondicionado a la vez pero con una potencia inferior a la que necesitaríamos si no tuviésemos el ventilador encendido. Otra alternativa tanto al aire acondicionado como al ventilador son los sistemas evaporativos, aparatos que humedecen la habitación evaporando agua y que puede disminuir la temperatura algunos grados.

Si bien en momentos como el mediodía y las primeras horas de la tarde las temperaturas registran sus picos más altos, podemos abrir las ventanas por la mañana temprano para recibir el fresco del exterior y poder así ahorrar en aire acondicionado durante un tiempo. La combinación de todos estos elementos puede ayudar a refrescar la casa y ahorrar tiempo de uso de los aires acondicionados. A partir de las ocho de la tarde también suele refrescar y, por tanto, es un buen momento para volver a abrir las ventanas.

 

Compartir publicación

Volver a Entradas

TIENES ALGÚN PROBLEMA
CON TU AIRE ACONDICIONADO?

¡CÁMBIALO!
Nosotros te ayudamos
close-link